Consumo de refrescos vs agua pura

La proliferación en el consumo de refrescos, colas y bebidas gaseosas, comienza ser un problema importante para las autoridades sanitarias. Aumenta la relación entre su consumo y la obesidad.

Consumo de refrescos vs agua pura

Consumo de refrescos vs agua pura

La generalización en el consumo de refrescos y bebidas gaseosas es, según diferentes estudios, la fuente más grande de calorías en los países desarrollados. En consecuencia la recomendación es beber agua pura y de calidad.  Un filtro de agua de calidad es el mejor consejo para evitar los problemas asociados a estas bebidas.

El consumo de refrescos, bebidas carbonatadas o gaseosas, se encuentra en la lista de los elementos que más están contribuyendo a serio problema de obesidad. Para la doctora Nelly Brownell de la Universidad de Yale  es la razón por la que en muchos países la tasa de sobrepeso no para de aumentar.

Otro dato importante que se impone es la estrecha relación entre las bebidas gaseosas y su incidencia en la diabetes tipo 2. En este sentido se ha puesto de manifiesto que personas que bebieron durante años una o dos bebidas de este tipo al día, aumentaron el doble su predisposición a padecer diabetes.

Lo que llevan las bebidas gaseosas

Las bebidas gaseosas varia poco de unas marcas a otras en cuanto a su composición. Se puede afirmar sin temor a equivocarse que su contenido es similar en la mayoría de los casos. De forma general tienen la siguiente composición: casi el 90% de agua carbonada; un 10% de azúcar; un 0,5 de aromas naturales; un 0,05 de ácido fosfórico; un 0,01 de cafeína y otros elementos saborizantes.

Cuidado con el azúcar

Son frecuentes las recomendaciones en cuanto al cuidado con el azúcar. El contenido el azúcar en las bebidas gaseosas llega a suponer alrededor de un 10% en cada botella. De tal manera es el azúcar uno de los elementos que general mayor adicción. El consumo de refrescos y el azúcar tienen mucha relación.

Un refresco normal de los que encontramos en todas las casas contiene aproximadamente el equivalente a nueve cucharadas de azúcar. Por ello, su consumo puede llegar a generar serios problemas en la secreción de insulina lo que puede llevar de forma fulminante a un aumento inmediato de peso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.